Figue Alaska

La verdad, la verdad y nada más que la verdad, verdad? (READING TIME 3 mins.)

Ambos decidieron salir a cenar al restaurante más lujoso... de San Pedro, por que pudieron haber planeado su noche decidiendo a qué restaurante ir que fuera el más lujoso de Monterrey pero era más que obvio que las opciones se irían agotando conforme fueran comparando precios dejando San Pedro como la única zona en la que podrían decidir a dónde ir. Se respiraba un olor platillos afrodisiacos lujosos... mixtos. El aroma del chocolate y las fresas... y almejas impregnaron las narices de Ericka y Tomás al entrar a dicho lugar.

Eran 9:  46PM... a unas cuantas horas de terminara la maldición sobre la ciudad en la que solo una vez al año nadie podía mentir. No había ficción, no había halagos y la tabla de contenido nutricional del reverso de toda la comida enlatada decía nada más que la verdad. También al de los Gerbers, pero a nadie le importa qué tenga en realidad cada frasco... hay un bebé en la etiqueta y está sonriendo, por supuesto que no hay nada venenoso en los purés de frutillas y papillas de verduras. Tomás sabía que no lograría nada esta noche con Ericka, no lo presentía, ella se lo había dicho al momento en el que él llegó a su departamento y la encontró un poco agitada ya que le confesó que estuvo gritando una media hora antes de que él llegara por que no podía creer que había caído tan bajo al aceptar salir con alguien como Tomás. Así que todas las expectativas de llevarla a su departamento y compartir la cama con ella eran inexistentes y lo único que a ambos les daría placer al compartir sería una cama de arroz esa noche en la cena. Llegan al restaurante.

Tomás:  "Esto no está tan nice como recordaba y hay gente vieja, por doquier. Parece como la versión elegante y fina del Toks los sábados en la mañana."

Ericka:  "ugh... todas estas señoras traen peluca. Hay no, ve a esa señora negra de la mesa de la esquina, ni siquiera le combina, desde acá le veo las canas en las patillas y la peluca es peliroja. No hay pelirojas negras y vé al viejo con el que está.

Tomás:  "Qué tiene, no trae peluca, está calvo."

Ericka:  "Es un asiático pelón con ojos azules, eso tampoco es normal... Tomás, vámonos de aquí, un minuto más en este lugar y ni ganas de ponerme hasta el dedo me van a dar. Tenerte enfrente de mí toda la noche dándome asco verte comer y tener que voltear a otro lado para no mirarte y ver a cada uno de estos engendros horribles que están por doquier..."

Tomás:  "Mira, tuvimos suerte que el dueño del lugar es mi amigo y no tuvimos que hacer reservación ni nada para entrar, por que hasta para estacionarte fuera de este lugar tienes que hacer una reservación y es com 3 meses de anticipación así que deja de quejarte y vamos a nuestra mesa."

Ericka:  "Ughhh... de qué vamos a hablar, de qué me vas a sacar plática, trabajas en Teleperformance, no quiero que menciones ninguna de tus llamadas de la semana, que horror."

Tomás:  "No te apures, voy a estar pretendiendo escucharte con atención lo que me tengas que contar del nuevo look de tus uñas y lo que sea que hayas echo en tu clase de Yoga. Porfavor, vamos a nuestra mesa."

//Tomás se dirige hacia la hostess y pregunta por su mesa

Tomás:  "Hola, le diría BUENAS NOCHES pero no tienen nada de buenas y me dá asco que tu frente sea tan ridículamente chica lo que me hace pensar que tu cerebro es un poco más angosto de lo normal y ahora veo por qué trabajas sólamente dirigiendo gente hacía su mesa. Tengo una reservación a nombre de Tomás Barb..."

Hostess:  "Tomás Barbagelata, sí, a decir verdad nadie aquí lo estaba esperando, sólamente yo que ví su apellido rarísimo y me preguntaba que asco de hombre tendría un apellido tan... así. Eran unas buenas noches hasta que llegó usted. Odio mi trabajo."

Ericka:  "Mesa para dos porfavor. La mesa. Para. Dos. YA?"

Hostess:  "Me siento intimidado por tí, tu vestido está muy chingón y me gustaría que me quedaran cosas así pero tengo chaparreras y me está empezando a salir una lonja debajo del ombligo y odio mi vida.

Ericka:  "EWWW... la mesa, por favor?"

Hostess:  "Claro, síganme."

//La Hostess los lleva a dicha mesa

Hostess:  "En un momento los atienden."

Ericka y Tomás:  "Gracias."

Hostess:  "De nada. Los odio. Más a tí."

Ericka:  "Inga con esta loba."

//Se acerca el mesero

Mesero:  "Me da una verguenza horrible trabajar aquí"

Tomás:  "Hola"

Mesero:  "Hola"

Ericka:  "Holissss"

Mesero:  "Y tú estás preciosa... y ya no sé como salirme de esta"

Tomás:  "Mhmhmhm *se aclara la garganta*"

Mesero:  "Les puedo traer unas bebidad y la canasta de pan mientras elijen lo que vayan a comer?"

Tomás:  "Si. Yo voy a querer una Heineken, por favor."

Ericka:  "Yo voy a querer una doble Margarita... y chance ordene unas dos o tres iguales en lo que estoy aquí con él."

Mesero:  "...su hermana?"

Tomás:  "Mmmhmmm *negando con la cabeza*"

Mesero:  "Hija?"

Tomás:  "No."

Mesero:  "...Está demasiado chida para tí."

Tomás:  "AUGH....UHM... gracias, te puedes ir."

//Tomás le sonríe a Ericka y le pregunta

Tomás:  "Puedo comenzar a hacerte preguntas y conocerte?"

Ericka:  "Claro."

Tomás:  "Bueno, cómo comienzas tus días?"

Ericka:  "Pues me levanto a las 8AM por que el ruido de mi despertador interrumpe mi sueño y me doy la vuelta y *sonido con la boca* PLUCK! Lo apago y después de...

Tomás:  "...Eso es más específico de lo que esperaba."

Ericka:  "Qué quieres saber?"

Tomás:  "Ahm... uhm... en qué trabajas?"

Ericka:  "Tengo un trabajo en una oficina."

Tomás:  "Y a qué te dedicas?"

Ericka:  "Soy Ejecutiva en Ventas."

Tomás:  "Te gusta?"

Ericka:  "No."

Tomás:  "Oh..."

Ericka:  "Pero me gusta el resultado final del trabajo que pues es dinero."

Tomás:  "Ah...bien!"

Ericka:  "Y además el horario está bastante de acuerdo con la cantidad de dinero que gano... el cual gasto en cosas que me gustan como ropa, ir a shows y beber... que ya sé que es malo para mí. Pero me gusta recibir todo el dinero y no tener que preocuparme por lo demás"

Tomás:  "Haaahaa, que... que bien... creo... Dime algo más de tí. de tí"

Ericka:  "Ya sabes suficiente de mí, que no? Sabes que soy bonita por que pues... mírame nada más. Y sabes que soy exitosa por que ya viste dónde vivo la ropa que uso. *se señala el collar de perlas que trae puesta*"

Tomás:  "*Copia el mismo gesto que hace Ericka señalando su collar y sonriendo.*"

Ericka:  "...Y sabes que soy feliz por que estoy sonriendo."

Tomás:  "Siempre eres feliz?"

Ericka:  "Casi siempre, sí. Hay días que me quedo en la cama comiendo alitas y nieve y llorando."

//Llega el Mesero

Mesero:  "Aquí tienen, salud. *señala la bebida de Ericka* Le tomé un poquito de aquí, de la orilla de, sí de ahí."

//Tomás lo está mirando fúrico

Mesero:  "Ya están listos para ordenar? Necesitan volver a ver el menú que ni han abierto?"

Tomás:  "Yo estoy bien, gracias."

Mesero:  "Veo que una cerveza y la canasta de pan le van a caer muy bien, lo veo reflejado en sus ojos y en su papada. Usted señorita?"

Ericka:  "Yo voy a pedir la Ensalada Cesar con pollo por que creo que estoy gorda pero también me merezco algo que sepa bien."

Tomás:  "Te voy a pedir un Club Sandwich por que no recuerdo qué fué lo que ordene la última vez que vine aquí."

Mesero:  "Señor, no tenemos Club Sandwich."

Tomás:  "Pues en ese caso voy a ordenar *Tomás agarra el menú y empieza a pasar las páginas una tras otra."

Mesero:  "Por que si pensaba que este restaurante tendría en el menú un platillo tan corriente y Sanborn'sero, está usted en el lugar equivocado y sobretodo por que..."

Tomás:  "Voy a ordenar los Tacos de Pescado para que te calles de una vez y hagas tu trabajo por que no te están pagando para que des tu opinión si no para que hagas lo que se te ordena."

Mesero:  "Los quiere bien dorados?"

Tomás:  "Sí, por favor."

Mesero:  "Perfecto, en un momento estarán listos. *se dirige hacia Ericka* Si te doy mi número me llamarías?"

Ericka:  "No :)"

Mesero:  "Oh... Si necesitan algo estaré por aquí. Probablemente esté en el baño llorando mientras veo la foto que te acabo de tomar desde lejos con mi Blackberry."

//Se va el mesero.

//Suena el celular de Ericka

Ericka:  "Oh, disculpa haha, tengo que contestar, es mi Mamá. A veces se preocupa por que salga con gente como... Sí? hola Maaaa, sí, estoy con él ahorita mismo... No, no, no está carita. No, tampoco gana mucho dinero. Está bien, es lindo. Muy gracioso. Un poco gordo, creo que tiene manboobs por que ha estado todo este tiempo encorvándose. Si, pues, no sé deja veo, mmmmm pues sí osea tiene una nariz rara, como de esas que si dibujas las facciones de la cara de una tortuga ninja estaría como que enojada."

Tomás:  "...Sí pero..."

Ericka:  "Sí pero voy a pasarme la noche con él"

Tomás:  "*sonríe y se susurra a sí mismo" Siiii!"

Ericka:  "No, probablemente ni un beso en el cachete. Inga no Mamáaaaa qué cosas ingaaaaaa noooooooo. Ok, tú también, bye! Qué? Cómo que son las 7:55PM? Son las 9:55PM. Cómo que el Horar... AGHHHHHHHHH el Horario de Verano! Tomás, sabías de esto, del Horario de Verano? Qué voy a estar dos horas más contigo hasta que lleguen las 12AM y se acabe esta maldición? Lo sabías verdad?"

Tomás:  "No te puedo decir que no lo sabía pero te puedo decir que olvidé mencionarlo."

Ericka:  "AGHHHHHHHHH Me voy de aquí. No aguanto este olor a anciano, y qué asco de Margarita, a eso huele también a la maldita Márgara que limpia las copas de las bebidas. Acabo de beber de donde el maldito mesero erizo le bebió también y probablemente ya me contagió de herpes bucal y tú estás ahí sentado dando lástima y asco y haciéndome perder el tiempo y pelliscando el pan de ajo, pendejo!"

//Ericka se levanta de la mesa y huye del restaurante

Tomás:  "Hmph..."

Mesero:  "Señor... no puede comerse el pan de la canasta."

Tomás:  "Por qué no? Pagué por él"

Mesero:  Señor, la canasta de pan es cortesía del restaurante."

Tomás:  "Entonces por qué me dices que no puedo comer de la maldita canasta que me acabas de regalar?"

Mesero:  "Es que ese pan es de mentira, señor, es unicel pintado."

FIN //